El blog es abierto, no personalista, no tiene fin proselitista y mucho menos partidista. Su fin es servir de magneto a las ideas, para organizarlas y finalmente verterlas en propuestas articuladas y manejables. Envíenos sus direcciones de sitios, grupos y blogs sobre el tema, los destacaremos y reseñaremos a todos.

martes, 17 de noviembre de 2009

¿Revocatorio? Una cadena de tweets

Sobre el tema de un posible Revocatorio, estos son los tweets resultantes en una cadena recogida el 16 y 17 de noviembre de 2009. Veamos el clima de opinión en esta muestra:

@Manu64 revocatorio?? Como?? De hc, no entiendo

@curiakees hablar de revocatorio sería en mismo evento electoral AN?

@Grafotecnico que diferencia hay entre el revocatorio y las elecciones a la asamblea? ¿por que uno si y el otro no?

#cumbrec:Al final del dia les preparo resumen opiniones sobre tema revocatorio planteado por HC http://twitpic.com/priob

@gantico18 la revolucion se dgrada como la arena de la playa solo hay que tener paciencia y no atorarse paso a paso se llegara lejos

@yimmicastillo:El cemento de la revol es HCF, si atacas al líder la polarización lo favorecerá. El revoc es una #malaidea

@xaboteo. no tenemos capacidad política, económica para avocarnos a un revocatorio y luego a la AN. Lamentable pero es la realidad!

@Sevenup007: Si somos capaces de ganar la AN, no seremos capaces de ganarle un revocatorio?___Con ese CNE, REP ?? Osea!!

@LeoxSanchez @Sevenup007 es mismo CNE pero diferente discurso para rev es chavez vete, para asamblea es "proponemos esto"

@guscro2 Por eso nada de revocatorio en 2010, eso solo lo favorece

@Arquiarc Depende, ¿con el CNE como árbitro?

@cava05 no creo que sea pprudente focus en parlamentarias

@pyemabraham CUALQUIER ACCIÓN TOME PUEBLO desde Dic 2009 y en 2010 LO SACA!

@maglisromero Pienso que debe salir cuando llegen las elecciones

@tonydeviveiros Para ganar el revocatorio es necesario sacar 7 millones de votos y esa es una suma que la oposición no tiene...

@luciano_v El tema del revocatorio saca a relucir las listas, o sea huele a miedo. muchos no se arriesgaran de nuevo

@magdamascilino vale la pena ese tipo de disquisiciones cuando los ciudadanos dormimos con el enemigo que "cobra" a nestras espaldas.

@tonydevivrosAsí fuera otro el árbitro, la condición es sacar más votos de los q eligieron a Chávez en 2006. Alcanzar los 7 millones no es fácil

no es que sea negativo, sino que mientras los OPOSITORES sigamos alabando traidores, no valdrá de nada. @Sevenup007

@Witiger50El pto es CNE, si REP y proceso d computos fueran confiables...

@josetv4020 *Negativo

@totorocan no sé Dr. Me anima mas eleccion de la AN si el revocatorio es antes de AN y no sale bien desanimará a la gente para afrontar AN

@Albertovasquezc Sí Chávez asomó el revocatorio es porque es una posible salida y no hay que analizar esa posibilidad.

@leacuna ojo con eso. El revocatorio es un armade doble filo @LeoxSanchez

@ALA77VE es negativo, llegariamos agotados economicamente y mentalmente para las elecciones de la asamblea nacional...

@PYDAHDAH Como pensamos en un revocatorio con CNE viciado y las base d datos d votantes llena d aberraciones? Y sin nombrar el egoismo opositor

@leacuna Discutirlo s positivo. Estimo mejor después elección.

...............................................................
Autor: Varios
CumbreCiudadana
es un espacio de participación, pero no se solidariza o avala los contenidos de sus colaboradores.

sábado, 14 de noviembre de 2009

La nueva polarización

(Los colores de las letras son colocados por el autor)

En efecto, ¿Ha encontrado usted en algún barrio a un simpatizante del proyecto político que lidera el Presidente Chávez feliz por los chistes presidenciales sobre totumas y linternas? ¿Se ha tropezado por casualidad a un opositor en un barrio angustiadísimo por la utilización o no de las primarias en la selección de candidatos a la Asamblea Nacional? Lo más probable es que en ambos casos la respuesta sea negativa. Y la razón es obvia: en los sectores populares la existencia es tan, pero tan dura, que apenas sobrevivir constituye ya un trabajo inmenso. De manera que los compatriotas que habitan en los sectores populares, ya sean simpatizantes del oficialismo o de la oposición, no tienen tiempo ni energía que malgastar en los avatares de la política-ficción.

LOS PARTIDOS ¿PRINCIPALES PROMOTORES DE LA “ANTI-POLITICA”?

La “política-ficción” es la que no se hace desde la gente y para la gente, sino la que se perpetra sin la gente y a veces hasta “a pesar” de ella. Una de sus variantes más dañina es la llamada “anti-política”. Si por esta entendemos la tendencia visceral y destructiva a desacreditar las organizaciones partidistas y a negar su carácter de pilares de la arquitectura de cualquier sociedad y Estado democráticos, obviamente no podemos contar a los partidos políticos entre los promotores de tal tendencia. Pero la anti-política puede ser más que la simple fobia a siglas y organigramas...

En efecto, anti-política también es una dinámica de deterioro real de la calidad democrática de un Estado y una sociedad, caracterizada porque las instancias de “representación” y los canales de “participación” se “autonomizan” de la gente, traicionándola. En esas dinámicas viciosas los partidos en vez de representar y expresar a la ciudadanía terminan por intentar “sustituirla”, y los canales de “participación” terminan siendo coartadas para legitimar lo que ya las cúpulas han resuelto, convirtiendo la participación en parodia y al pueblo en comparsa.

Cuando cosas como estas ocurren (y en nuestro país han ocurrido en el pasado, y pasan en el presente) entonces las organizaciones partidistas se transforman en promotoras de su propia obsolescencia y, eventualmente, de su propia destrucción. Si por ejemplo los partidos de oposición tienen una década diciendo a los venezolanos que “la lucha por el rescate de la democracia es una lucha de todos”; Si en cada batalla concreta los partidos han estimulado que sectores de la llamada “sociedad civil” asuman la vanguardia de la confrontación (primero los padres y representantes, luego los trabajadores petroleros, luego el binomio CTV-Fedecamaras, después Súmate, ahora los estudiantes)… pero a la hora de escoger los representantes de esa ciudadanía democrática ante la Asamblea Nacional recuerdan súbitamente que ciertas áreas son cotos exclusivos de los “profesionales de la política”, y consideran cualquier intervención ciudadana en tal proceso como una “intromisión”, entonces no hará falta que nadie “ataque” a los partidos. Recordemos: el “chacumbelismo” no es monopolio del gobierno…

Y hablando del gobierno, la cosa allí es aun peor, porque la contradicción y la inconsecuencia son aun más evidentes: La justificación histórica del chavismo es reivindicar la “participación” de la gente en el ejercicio del poder, antes usurpado y monopolizado por las llamadas “cúpulas podridas”, según la actual retórica oficial. Pero resulta que, tras diez largos años de gobierno, ya cualquier chavista de base sabe como se bate el cobre: En el PSUV dirigente “mata” militante, funcionario público “mata” dirigente, funcionario militar “mata” a funcionario civil, funcionario militar que esté en el grupito de Chávez “mata” casi todo y finalmente, allá, lejos, en la cumbre del poder, entre guardaespaldas y aduladores, entre micrófonos y aire acondicionado, esta el “Comandante”, decidiendo sobre cualquier cosa, desde la órbita del satélite Simón Bolívar hasta cuantos minutos debe bañarse usted…

EL TEATRO SIN PÚBLICO

En ambos casos, sin embargo, falta un ingrediente fundamental: El pueblo. El gobierno resuelve ese “problemita” a punta de billete, alquilando autobuses para movilizar la nómina y haciendo eventos en espacios cerrados. La oposición por su parte pretende subsanar esa ausencia con acciones de “vanguardias” (huelgas de hambre, viajes al exterior, denuncias) y bastante exposición mediática. En uno y otro caso, sin embargo, cabe la pregunta: “¿Y el pueblo que se hizo? ¿Y el pueblo donde está?”...

…Pues el pueblo esta en la calle, pidiendo seguridad! Y vivienda, y agua, y luz, y empleo. El Programa de Educación-Acción en Derechos Humanos (PROVEA) y la ONG “Espacio Público” han contabilizado casi 2500 manifestaciones por demandas sociales en lo que va de año. Se cuentan por centenares los líderes sociales, sindicales, campesinos e indígenas sometidos a procesos judiciales para coartar su derecho constitucional a la protesta. En Guayana y Cabimas, en Puerto Cabello y Curiepe, en Petare y Vargas, en todo el país, el pueblo (chavistas, opositores, independientes, venezolanos todos) se organizan y movilizan en defensa propia. El gobierno sólo se relaciona con estos procesos para atacarlos o silenciarlos. La oposición sólo se relaciona con estos, en el mejor de los casos, para proporcionar débil eco mediático en jornadas de solidaridad declarativa. Pero el país verdadero, ajeno a la telenovela “hondureña” del oficialismo y a la telenovela “unitaria” de la oposición, pelea por su vida, mientras los dos teatros de la política convencional permanecen casi vacíos.

LA VIOLENCIA ACECHA

En un país con el hampa desbordada, sin agua, sin luz, con carestía y escasez de alimentos, es absolutamente necesaria una esperanza. Es para eso que existe la política: para señalar horizontes, y entusiasmar a la gente. Pero no es eso lo que esta ocurriendo actualmente en nuestro país. Las encuestas lo revelan, la vivencia en el barrio lo corrobora: El gobierno baja, pero la oposición no sube. Ante la ausencia de proyectos colectivos que generen confianza, surge en el país una nueva polarización. El país no se divide ya entre “chavistas” y “escuálidos”, entre “pitiyanquis y piticubanos”, entre “rojos” y “azules” o “amarillos”, “blancos” o “verdes”. Los polos entre los que se debaten los venezolanos de a pie no son ya el gobierno y la oposición. Los nuevos extremos que desgarran a los venezolanos, sobre todo en los sectores populares, son la Rabia y el Miedo.

Rabia tienen los que confiaron, los que creyeron, los que incluso amaron la posibilidad de un cambio de verdad en democracia y libertad como el que fue ofrecido en 1998 por el candidato Chávez. Aquel candidato jamás hablo de socialismo, de comunismo, de milicias, de Cuba, no señor. Él hablaba de acabar con la corrupción, de terminar con la delincuencia. Él no hablaba de gastar real en Bolivia o Nicaragua. Él hablaba de "poner a Venezuela bonita". La gente se acuerda, mira el desastre actual, y le da rabia.

Miedo tienen lo que no saben si regresaran vivos a su casa cuando salen en la mañana al rebusque; los que no saben cuando vendrán a quitarle su puesto en el mercado, su kiosko de periódicos, su carrito de perrocalientes, su negocito; lo que no saben si la empresa en que trabajan se irá por fin del país, y lo que no saben si los botarán del Ministerio cuando vuelvan a cambiar de Ministro, como pasa a cada rato. Miedo tienen el trabajador sin contrato colectivo, el policía jubilado sin prestaciones, el ciudadano que ve como el Metro cada día se convierte en una ruina, el chofer que en la camioneta o en el taxi le va viendo la cara a todo el que se monta, tratando de adivinar quien será el próximo atracador…

¿”SALVADORES DE LA PATRIA”? ¡NO, GRACIAS!

Polarizados entre la rabia y el miedo, la violencia es un tobogán. Afortunadamente, a estas alturas del partido ya los venezolanos sabemos que sólo el pueblo salva al pueblo, y que la factura que suelen pasar los “mesías” por sus servicios termina siendo muy alta. El reto es construir la esperanza que aleje la violencia y acerque el futuro.
Lucidez, organización autónoma del pueblo y movilización activa, pacífica y contundente de la gente en defensa de sus derechos humanos y constitucionales, son los pasos para salir del actual estancamiento, de la confrontación sin alternativas.

...............................................................
Autor: Radar de los Barrios http://radardelosbarrios.blogspot.com
CumbreCiudadana
es un espacio de participación, pero no se solidariza o avala los contenidos de sus colaboradores.

sábado, 7 de noviembre de 2009

El líder que yo seguiría

Hay líderes naturales y hay quienes se forjan en el fragor de las necesidades. Ante una ausencia notoria de los primeros que logre aglutinar nuestros descontentos espero que surjan algunos dentro de esta generación de valerosos estudiantes que nos están sacando las castañas del fuego. Seguir a alguien tiene un alto contenido emocional, y es necesario que así sea, pero debemos tamizar nuestras emociones por una criba de razonamiento.

El líder que necesitamos debe ser el mejor y en mi opinión tenemos muy poco espacio para equivocarnos otra vez. ¿Cómo entonces debe ser este líder? Empecemos por lo más elemental: el sexo. Casi automáticamente tenemos la tendencia a discriminar por el género. Además de inconstitucional, es tonto. Solo desde el punto de vista estadístico estamos perdiendo candidatos si nos cerramos a un género.

Aunque en las nuevas generaciones de estudiantes predomina la visibilidad de algunos muchachos en los medios, estoy seguro que tras bastidores hay montones de muchachas preparadas y aguerridas que podrían ser excelentes líderes. Una vez sin el tabú del sexo, quiero un líder integro, cuya fuerza moral transmita la seguridad que busco para confiarle mi país. Quiero una persona inteligente, bien formada y bien hablada. Que pueda hilvanar un discurso sin pifias gramaticales, sin repetirse, que demuestre que su mente funciona.

Ojalá que pueda hacer lo mismo en Inglés, Francés, Alemán y Mandarín. Sin complejos. Que vaya a la Asamblea General de la ONU y dé un discurso de 15 minutos como lo manda el reglamento y diga cosas que merezcan ser oídas sin groserías ni desplantes histriónicos. Quiero una persona que entienda que su trabajo es administrar el país de todos, no su hacienda privada. Quiero que se rodee de los mejores. Sin discriminación.

Quiero una persona sensible. Que se emocione y llore ante las injusticias pero que se enardezca ante quienes las causan. Quiero un líder que crea en la familia. Quiero que se dé cuenta de que una gran parte de nuestros problemas arrancan en la irresponsabilidad de quienes traen hijos al mundo porque nunca pensaron más allá del orgasmo y en muchos casos ni saben lo que es eso. Quiero un líder que ayude a sus vecinos pero que no anteponga éstos a sus conciudadanos.

Quiero un líder pragmático que sepa entender la economía global y no esconda nuestra ineptitud achacándosela a enemigos etéreos y superados. Quiero un líder que premie el esfuerzo. Es verdad que todos somos iguales y debemos tener las mismas oportunidades, pero quien sea más aventajado por su esfuerzo merece recompensas. Los flojos los corruptos, los chulos no tienen cabida. Quiero un líder que invierta más en educación que en armas.

Quiero un líder que nos acerque al Siglo XXI. Que crea en la investigación científica libre, sin ataduras ideológicas dentro de la ética y la moral correspondientes. Faltan muchas cualidades que me gustaría enumerar. Los invito a que las añadan. Lo último que quiero para este líder: ¡Que tenga éxito!

...............................................................
Autor: Carlos A. Marchiani
CumbreCiudadana es un espacio de participación, pero no se solidariza o avala los contenidos de sus colaboradores.